15 jun. 2007

Los niños son el mejor reclamo para cualquier negocio. Insaciables consumidores cuando no se les educa en la sobriedad, son capaces también de convertirse en un saco sin fondo de ganancias mediante la universalización de sus habilidades. Hay empresarios desaprensivos que lo saben. Hay padres incautos o rapaces que lo saben también y no ponen reparos a la hora de robar la infancia de sus pequeños antes de que a estos les cambie la voz o adquieran sentido del ridículo. Un niño presto a cantar, bailar o interpretar antes de que se les caigan los dientes de leche, es un seguro de vida a pesar de todo lo que la fama y ese mundo de adultos sin escrúpulos le puedan llegar a arrancar en el camino.

No hace mucho las cámaras ocultas rompieron la magia de las pasarelas de moda: mi pantalla plana mostró a menores de edad enredadas en droga, operaciones de estética, pederastia y suicidio. Muy edificante. Pero no es necesario buscar casos tan crudos. En España tuvimos a una niña llamada Ana que cantaba a una gallinita con un tal Enrique. ¿Qué fue de ella para que se apartara de una vez y para siempre del calor de los focos? ¿Y de Lolo García, desnudito como un ángel en su interpretación de “Tobi”? Cada vez que alguna televisión emite la película, imagino al cuarentón escondido debajo de los sillones.Ahora la revolución llega de Rumanía. No sabe contar los números pero arrasa en los escenarios. Se llama Cleopatra Stratan y su vídeo ha sido bajado por cerca de dos millones de internautas en esa jungla a la que llaman You Tube. Dicen que cobra un dineral por sus participaciones en programas de televisión y esa misma cantidad multiplicada por tres si se trata de una actuación musical en directo. No tiene gorilas que hagan “Uh, uh” ni se pinta colores como Maria Isabel, últimos ejemplos patrios de este monstruoso afán de sacarle dinero a la inocencia, pero se pasea con una maleta rosa en la que aún caben muchos billetes. ¿Y el futuro? A quién le importa el futuro; ¡que baile la niña!
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed