23 feb. 2008

Ni siquiera los bares de alterne se atreven con títulos tan llamativos para que los viajeros recurrentes y ocasionales detengan sus vehículos a la puerta de sus neones de color. Los neones refulgen, se encienden y apagan, giran en torno a un corazón de plástico… al tiempo que en Tele 5 los proxenetas se sientan a la mesa de su consejo de administración. Debe ser allí cuando hablan de tetas como en los fumaderos de los institutos al tiempo que se sacan de la chistera campañas solidarias con las que acallar la voz de la conciencia, de la suya y la de sus telespectadores que cada semana encienden la pantalla plana para ver eso: tetas y paraísos. Y es en el título de la serie de marras de donde nace el escándalo, la conversación de patio de colegio, la curiosidad en los viajantes de hotel. Más allá, sí, claro, el argumento se mueve por las bajuras del ser humano sin una sola respuesta coherente, feliz, aunque al consejero de marras le hubiese gustado más abundancia de redondeces, pechos lustrosos que apenas quepan en las pulgadas de litio, que para algo se juega los cuartos en un país que quieren convertir en barra de prostíbulo, en antesala de burdel.Tele 5 presta oídos sordos a las peticiones de las asociaciones de telespectadores que piden que se retiren los anuncios de la serie de las tetas del horario infantil. Los niños importan poco, digo, por muchos convenios que se firmen con el gobierno para protegerlos de la codicia lujuriosa de los adultos. Y se quejan también las mujeres que se han quedado sin pecho después de un cáncer y recelan de un título que habla de la mujer como si fuese un par de tetas andantes, apenas nada más. Y deberían protestar los fabricantes de leche materna, las amas de cría, las salas de lactancia y hasta los fabricantes de sujetadores. Por desgracia toda recomendación acabará en saco roto, en papel sucio para que los consejeros de la casa dibujen mujeres bien dotadas, distraídos, mientras repasan la cuenta de resultados. Será entonces cuando decidirán que unas buenas tetas son un paraíso porque suben la audiencia, el precio a los anunciantes y la distancia frente a las demás cadenas.
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed