21 mar. 2008

Durante estos días se ha repetido la comparación hasta la saciedad. Chiquilicuatre y ZP se dan de la mano para construir la España del 2008, la España de las naderías, la del ridículo internacional, la de los personajes de bestiario, de circo de Buñuel, de programa de Navarro (aunque se llame Buenafuente, a estas criaturas del ridículo las inventó Pepe Navarro desde su malhadado Missisipi, culpable del todo vale en la pantalla plana, de la televisión cómplice del boyerista). De hecho, no estaría mal que Zapatero comenzara su discurso de investidura con esas profundas palabras que definen tan bien la pasada legislatura: chiki-chiki. Porque el muchacho de las cejas practicó el chiki-chiki con todo tipo de sujetos, desde Josu Ternera (chiki-chiki) a el gorilón rojo que no compra los aviones prometidos (chiki-chiki), del Carod que se corona la testa con una trenza de espinos por las calles de Jerusalén (chiki-chiki), a las locas del día del orgullo gay (chiki-chiki), del Bono que dice haber recibido todo tipo de mamporros por parte de las víctimas del terrorismo (chiki-chiki), al armario infinito de De la Vega a pesar de la subida de la leche (chiki-chiki). Ese es mi zapatero. Leyre Pajín se suelta la melena con Moratinos sobre la alfombra del hemiciclo (Moratinos, que no sabe la letra, mueve los labios al son del “makindi molondo chukundi lopongo…” (chiki-chiki). Y Pepiño, el mismo que introduce la papeleta del Senado en la urna del Congreso y la del Congreso en la urna del Senado, la sombra alargada de los descamisados, del dóberman, de los imbéciles que predica FG… Pepiño también baila el chiki-chiki de su jefe de filas (estoy convencido de que Zapatero es un invento de este constructor de Frankensteins) con una mano sobre el ombligo y la otra alzada en el aire, como los que se mueven solos por las verbenas populares. Chiki-Chiki del PSOE del 2008. Pobre Pablo Iglesias (chiki-chiki). Pobre Olof Palme (chiki-chiki). ¡Qué bochorno! A pesar del voto de Víctor Manuel, a pesar de los orgasmos de Zerolo (chiki-chiki). Pobre Indalecio Prieto (chiki-chiki). Pobre Besteiro (chiki-chiki). ¡Viva la Educación para la ciudadanía! (chiki-chiki). Y Sonsoles hace los coros (chiki-chiki) mientras la ETA lustra las pistolas (chiki-chiki) y FG regresa a sus bonsáis satisfecho, una vez más, de haberse encargado del trabajo sucio.

Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed