2 jun. 2015

Hace decenios que Sir Paul McCartney cambió la camisa floreada y la melena y barba rebeldes, por cierto aire de burgués de la City, con el pelo teñido color caoba. Vamos, que su aspecto no hace afrenta a un té a las cinco (con sándwiches de pepinillo) con Mrs. Marple y sus pololos verde pistacho, incluso si lleva la guitarra acústica para rasgar unos acordes con el primer gintonic o si se sienta al teclado del piano de pared, el que tiene un tapete de croché sobre el que se asienta un horrible gato listado, para hacer un dueto de “Get Back” con la vieja detective, cantora en los oficios del reverendo Pitt.
Seguir leyendo en The Objective

Al último líder del bicéfalo grupo entre los grupos de música pop, no me lo imagino fumando marihuana. Al menos, en estos tiempos en los que sus nietos deben ser muchachos talluditos, por ende mucho más aficionados a la hierba que su abuelo cantante. Sir Paul esgrime, como razón para dejar de lado los porros, que ante el juicio de esos nietos desea ser un hombre ejemplar. Un ejemplo que, de fumar durante los años que suma en cada pata, sobre sus espaldas acarrea varias toneladas de grifa.
Los Beatles me gustan lo justo -me descubro ante su grandeza- porque de tanto escuchar sus canciones me suenan a hilo musical. De la carrera de McCartney en solitario apenas tengo nada que decir, ya que no soy capaz de tararear más de dos o tres estribillos, sin acertar con un solo verso. De la locuacidad del griterío teenager pasaron a las redes de Maharishi Mahesh, yogui de moda para los insatisfechos hijos de la generación europea que padeció la Segunda Guerra Mundial. Durante su estancia en India, los cuatro escarabajos de Liverpool acabaron con las existencias de psicotrópicos de Asia occidental, convirtiendo el consumo de drogas “blandas” en el tobogán por el que se despeñó media juventud.
Sir Paul McCartney ya no volverá a probar el cannabis. ¡Que le quiten lo bailao!



Categories:
Subscribe to RSS Feed