14 nov. 2016

Tenía catorce años cuando a través de un programa de televisión conocí a Leonard Cohen. Celebraba su regreso a la música después de un largo retiro. Me bastó que sonaran algunos acordes de <<Dance me to the end of love>> para saber que aquel era mi cantante, que aquella era mi música, a pesar de que LC no vestía, ni peinaba, ni bailaba ni se comportaba como los personajes del star system. Comprendí que no iba a importarme si aquel judío triunfaba o no triunfaba con su <<Various  positions>>, si entraba en los listados de los más vendidos o si se vería obligado a regresar a su ratonera con el fracaso de su voz amarga. Había llegado a mi vida y eso, lo comprenderán, era lo único importante.

No tardé en preferir la primera época de Cohen, antes de que acompañara sus canciones con los artificios de los instrumentos enchufados. Me gusta LC en la desnudez de su guitarra española, en la compañía de sus coros femeninos, tan sugerentes, en la de algún otro instrumento de cuerda que resalta —en todo caso— la sensación de lluvia gris de sus mejores temas. Su voz, por aquel entonces, era un poco más sutil. Pero también me conquista el viaje otoñal que ha clausurado con una última palada de tierra sobre su propia tumba. Me gusta <<You want it darker>>, en la que los susurros parecen brotarle del tuétano de los huesos.

Seguir leyendo en El Correo de Andalucía

Leonard Cohen era un tipo extraño. Mujeriego y extraño. Depresivo y extraño. Irónico y extraño. Errado y extraño. Su mirada de párpados laminados construía un mundo incompatible con la cima del éxito, esa “torre de la canción” a la que ascendió a pesar de no contar con uno solo de los rasgos esperables en un triunfador. En sus conciertos no cabían artificios: ni juegos de luces, ni lluvia de confeti ni finales arrebatadores: un lugar principal para el coro; un lugar principal para la mandolina y Leonard Cohen, con sombrero y sin sombrero, el micrófono siempre pegado a la boca como un anzuelo que estuviese rompiéndole el cielo del paladar.


<<Suzanne>> es su canción más famosa y enigmática. <<Last year’s man>> la más hermosa. Aún no he terminado de desentrañar el significado de sus versos, los motivos por los que las escribió y, más importante aún, la razón por las que las escucho sin cansarme desde mi primera adolescencia.  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed