29 ene. 2018

Según los teólogos, el infierno es un estado en el que el hombre vive eternamente solo, odiándose y odiando a Dios. Me entra un sudor frío porque nada hay más doloroso que estar solo, más allá de los odios. Dicen que en Reino Unido hay nueve millones de personas que se sienten solas. Dicen que en nuestro país hay más de un millón y medio en el mismo agujero, y creciendo… Y cuando digo solos, es solos: sin visitas, sin llamadas de teléfono, sin felicitaciones de cumpleaños ni de Navidad, con la única compañía de una radio o un televisor, y muchas veces ni siquiera, porque la depresión que azota a los solitarios por obligación prescinde de los ruidos ambientales.

Quienes no la padecemos, tenemos graves dificultades para entender qué supone el paso de los días bajo la indiferencia del mundo. La culpa es de las grandes ciudades, claro, así como la desbandada familiar por el individualismo feroz en el que cada cual se ocupa sólo de sus intereses y placeres. Y tiene mucho que ver también la desbandada religiosa, pues una existencia sin fe rápidamente se convierte en una existencia descorazonada: la solidaridad jacobina es muy distinta a la caridad, que compromete.

Seguir leyendo en El Correo de Andalucía.


La frialdad calculadora de la administración británica no puede solucionar el problema. En la isla, como en toda Europa, faltan hijos, y sin hijos no hay manos para atender a tantos ancianos que ven llover desde la ventana. Por eso crecerán los enfermos de soledad. Pero bienvenida sean las leyes que confortan por unos momentos a quienes sólo pueden charlar con su imagen en el espejo. ¿Acaso no es lógico que este problema se dé en el estado del bienestar? ¿Acaso no es lógico que sea prácticamente inexistente en los países pobres? Allí los abuelos siempre están rodeados de chiquillería. ¡Afortunados!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed