5 ene. 2007

Walt Disney fue un hombre adelantado a su tiempo. Cuando apenas se habían dado los primeros pasos en la animación, un trabajo artesano en el que se precisaban incontables horas de trabajo para que el monigote en cuestión diese un solo paso, este visionario de Illinois buscaba dinero debajo de las piedras para la elaboración de su primer largo, nada más y nada menos que Blancanieves. Mientras en España nos matábamos unos a otros, Disney trazaba los rasgos y la personalidad de los siete enanitos. A pesar de que el presupuesto se disparaba a medida que avanzaba la película, sus estudios continúan –setenta años después- haciendo caja con los trinos de la bella princesa.

A este ritmo de audacia, no es de extrañar que el mundo del ocio lleve el sello del incomparable Walt. Los mejores parques de atracciones: los suyos. Los mejores cortos de televisión: los suyos. Las mejores adaptaciones en dibujos animados: las suyas. Los más logrados efectos por ordenador: ídem de ídem. Incluso se permite disfrutar de innumerables canales de televisión por todo el mundo y hasta de tiendas de moda. En una de ellas recalé al comienzo de esta Navidad. Y acabé picando, ya que la ambientación de sus boutiques y los detalles de sus prendas enloquecen las carteras.En aquella tienda me regalaron una “Guía de la tele para los más peques”. Así comprendí que Walt Disney también se preocupa por la salud moral de los niños. Estos son algunos de sus consejos sobre el uso de la televisión: “Siempre en compañía”. “Como todo, en su cantidad justa”. “Con valores positivos”. “Variada y útil”. “Actividad participativa”. “Estimuladora de la creatividad”.

Con presupuestos como estos, mi pantalla plana se convierte en un aliado para la educación de mis hijos. Los seis entran dentro de la lógica pedagógica, pero Walt Disney se ha adelantado una vez más para ponerles su sello, esa firma universal que le hace merecedor de este reconocimiento que rompe fronteras físicas y temporales. Muchas gracias, Walt.
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed