11 oct. 2007

La propaganda es una de las armas más efectivas de las tiranías. En Cuba, sin ir más lejos, hay miles de personas convencidas de que Fidel es un libertador al que le deben incluso la vida, por más que el hambre y la falta de oportunidades les obligue a seguir cinchándose el cinturón. También el gorila del Caribe despierta éxtasis delirantes entre quienes duermen bajo el control de la policía política. Por no hablar del pasado... La Unión de Repúblicas Socialistas fue el paraíso de los libertarios españoles y allí enviaron a muchos de sus hijos, que crecieron entre la delación, las purgas y las cartillas de racionamiento. La propaganda convirtió a Adolf Hitler y a Mussolini en adalides del pueblo y de Franco hizo algo así como un enviado que merecía entrar y salir de las catedrales bajo palio. La propaganda logra que los tiranos aparezcan como santos laicos y que su capricho firme numerosas sentencias al paredón. Esa misma propaganda, utilizada con parecido descaro, ha conseguido que la cultura de la muerte se haya enroscado a las democracias occidentales, ahogándolas con la fuerza de una boa repugnante. La propaganda llama “interrupción del embarazo” al aborto, “muerte digna” al suicido asistido, “investigación científica” a la experimentación con embriones humanos, y sus propagandistas no sienten empacho a la hora de salpicar su mentira a la gente de bien. La última ha llegado incluso a la santa memoria de las últimas horas de Juan Pablo II en la tierra. Según los propagandistas, el Papa fue sometido a una eutanasia libremente aceptada. La vocera, en este caso, ha sido una periodista italiana que lucha por la legislación en Italia del suicidio asistido. Sin haber conocido al Papa ni a su equipo médico, se atreve a esparcir el vacío de su pensamiento sobre la figura de un hombre magno que decidió sufrir y morir ante todos los hombres sin preocuparse de la imagen pública que pudieran ofrecer los efectos de su enfermedad, que fue dignidad para los débiles y los atribulados.
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed