18 abr. 2008

España engorda su propia corte de los milagros, como el París medieval. Cada vez hay más bufones y contrahechos del alma, mendigos con el corazón muerto que se exhiben llenos de cascabeles, prostitutas de pechos caídos y hedores, grotescamente pintarrajeadas, que se creen reinas en el mundo de las sombras. Y los medios los jalean y hasta los inventan o salen en su búsqueda por esas calles de la tristeza en las que se echan a dormir sobre cartones o en las que mamporrean a sus hijos, mujeres y amantes hasta arrancarles las muelas. España pide ese espectáculo dantesco en el que la gleba aplaude los niveles de cocaína en el pis ajeno, el vagabundeo de sus héroes, la dura caída hacia el ostracismo personal y profesional que convierte a Andrés Pajares (por poner un ejemplo entre muchos) en un Judas de paja colgado de un árbol sobre el que caen los golpes y escupitajos de tantos cómplices que, a media noche, prenden su televisor para arrancar la piel a tiras quienes se venden a cambio de unas monedas.Andrés Pajares representa la caspa del tiempo del despelote, la zafiedad del humor grueso junto a Fernando Esteso, espectáculos para los sombríos clubes de carretera. Es difícil que con semejante historial no fuera uno más en esa corte de cojos y leprosos que alegran las madrugadas del vicio. Borracheras, golpes, hijos bastardos, polvo blanco, morados y pistolas. Corte de los milagros, en suma. Y lo exhiben ante los focos después de haber chupado el tuétano de sus supuestas víctimas, encantadas de vendernos la intimidad de sus existencias de pesadilla: Conchis, Ponchis, Chonchis, Chunchis, Maricielos y Marinfiernos forman el cementerio de Pajares, noqueado, bufón de desgracias, lamentable, necesitado de conmiseración.

Me duele contemplarle en mi pantalla plana, a pesar de que su humor nunca me haya despertado siquiera una sonrisa. Es el Barrabás del cuore, el endemoniado de Gerasa que se lanza a las hogueras y rompe calabrotes a cambio de un puñado de euros. Un pobre diablo.
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed