8 may. 2012



Las cenas entre amigos
se han convertido en un
curioso desafío.


Ya en el aperitivo, unos y otros nos retamos para demostrar qué sector de nuestra economía ha llegado más profundo en el socavón de la crisis. Desde fuera, podría parecer que la palma se la llevan aquellos ligados a la industria de la construcción (desde el arquitecto, pasando por el promotor y acabando en los vendedores de sanitarios), pero enseguida habla el que se gana las habichuelas vendiendo coches, que ya ni se acuerda de cuándo entregó las últimas llaves. Casa y transporte podrían ser dos buenos referentes de la economía patria. De hecho, hasta que se torció la tendencia, fueron muchísimos los que fabricaron su El Dorado con ladrillos y motores. Pero hay más, muchos más: desde la amiga que se ganaba unos euritos confeccionando ropa para niños, obligada a cerrar el chiringo, a la que ofrece maquinaria de leasing para la agricultura. Todos se saben perdedores en esta larguísima excursión por los arenales del desierto.
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed