8 dic. 2012


No sé cómo lo hago, pero siempre llego tarde.


Es el sino de los padres de familia, obligados a someter nuestro tiempo de ocio a las necesidades de los pequeños. Por eso habían pasado unas semanas del estreno cuando al fin me senté cómodamente en la butaca, decidido a disfrutar de la enésima entrega de James Bond, con la que se conmemora su quincuagésimo aniversario. Una confidencia: borda su papel de villano, pero, más
allá de la naturaleza moral del personaje, qué feo es Javier Bardem filmado de cerca, y no es culpa del tinte rubio con el que se encaprichó el director ...Seguir leyendo en pdf.


Categories:
Subscribe to RSS Feed