11 ago. 2015

“Aterriza como puedas” existe, sin necesidad de la hilaridad empachosa de una pantalla de cine. El comandante, el segundo y las azafatas que subieron con una copa de más al avión de Air Baltic, vienen a demostrarnos que entre las nubes se representan tragicomedias por las que los espectadores –pasajeros que confían ciegamente en quienes les pilotan- no pagan y que, en algún caso, terminan con muertes que no son de ficción, en las que los destrozos impiden realizar las autopsias que determinarían que la causa del fatal accidente fue la irresponsabilidad de quienes llevaban los mandos y de la tripulación.
Seguir leyendo en The Objective

Surcar los cielos es un trabajo meritorio, en el que se precisa temple no sólo para mantener con rumbo cierto la aeronave sino para evitar los escollos de la distancia. Ya se sabe que los marinos presumían de tener un amor en cada puerto, de sembrar de hijos ilegítimos las cantinas de los lejanos muelles orientales, atlánticos, caribeños…, al tiempo que mantenían esposa y prole legal en una lejanía brumosa: la casa, constantemente añorada. El avión reduce notablemente el tiempo de los viajes, pero entremedias hay un hogar en el que el padre está ausente, descansos, hoteles, aeropuertos, soledad que, en ocasiones, turban el corazón de aquel que se despierta confundido, sin reconocer durante unos instantes la cama, la habitación, la compañía, la ciudad, el país…
Entre los pilotos comerciales se murmura acerca de aquellos compañeros que se encierran en la cabina bajo los efectos de una noche de farra. Algunos justifican en los kilómetros y la presión atmosférica esas adicciones que nublan la atención a la que obliga el vuelo, y no pocas clínicas de desintoxicación tienen astros del cielo entre sus clientes habituales.
El avión es el medio de transporte más seguro, los números no engañan, pero conviene tener presente que la ascensión de cada una de esas ballenas de metal es un desquite a las leyes inmutables de la Física. Sabemos que el alcohol tiende a evaporarse, singular manera de ganar altura en el afán de crear cúmulos de whisky, pero el éter perfumado pone las cosas un poco más difíciles a los que sufrimos de cierta desconfianza cada vez que nos abrochamos el cinturón de seguridad.



Categories:
Subscribe to RSS Feed