16 mar. 2016

Guy Delisle narró con sus dibujos sin pretensiones cada micra de cemento de la gris Pyongyang, la tristísima capital de la más triste Corea del Norte, el país de la delación, en el que nadie está seguro de nadie, donde los campos de concentración y exterminio son insaciables agujeros negros, sumideros hacia la nada, que es la muerte de quienes no dejan estela, hijos del último monstruo concebido por el marxismo burgués.

Pyongyang es una sucesión de apariencias de hormigón, cristal y mal gusto -solo fachada-, con un interior de pasillos solitarios para los que no quedan fluorescentes con los que proyectar la sombra del hombre invisible, un turista al que nadie espera y para el que se construyó el escenario de la más grande de las imposturas.

Delisle traza una ciudad muerta por la que descienden sus aviones de papel entre los fantasmas, hombres, mujeres y niños que no alzan la cabeza porque el régimen les ha arrancado la curiosidad, estímulo de quienes estamos vivos. En sus viñetas nos muestra cómo se quiebran los cuellos ante los suras del presidente eterno, Saurón de ojos oblicuos que como la caca que flota en las olas, siempre regresa a la orilla.

Seguir leyendo en The Objective

Kim Jong-un es el segundo reflujo del padre del más oriental paraíso del terror, un monstruo reencarnado bajo el disfraz de Kung Fu Panda, lozano y paseante de un inclasificable tupé, un dictador que en su apariencia y en sus actos suma todos los dejes del villano, un general en jefe que bien merecería ser destronado por Spirou de una manera grotesca. En su desquite, la formación que recibió en Berna, donde además de relojes de cuco, chocolate y queso, en sus écolés confeccionan la incultura de los hijos de la muerte, aprobados a precio de oro.

Prefiero no imaginar las viandas que pasan por la mesa de quien es representante de un pueblo sacudido por las hambrunas, que hace del arroz y el barro su único manjar. Prefiero no realizar un paseo onírico por las estancias de sus palacios, pues me resisto a tener que guiñar los ojos ante sus retretes del más noble de los metales. Él los quiere brillantes, lustrosos, amarillos como los fogonazos de sus cohetes retadores.


Categories:
Subscribe to RSS Feed