25 dic. 2016

«Ponga un pobre en su mesa por Navidad», sería un eslogan rompedor para cualquier campaña navideña. Ni mujeres-burbuja ni la chispa de la vida, ni el calvo de la Lotería que ya no está calvo, ni vuelve a casa, vuelve, ni El Lobo qué gran turrón ni Rodolfo, el langostino congelado de los bigotes… Es el pobre, mugriento y de olores nada confortantes, quien lograría que los ojos cansados de tanta publicidad se detuvieran en el mensaje, memorizaran el anuncio, le dieran doble «clic» y hasta lo convirtieran en una forma viral para felicitar estas Fiestas.

No deseo ponerme melancólico, moralista ni pesado, pero no quiero ni debo ocultar mi fatiga ante el descenso a los infiernos en el que se han tornado estas fechas, oropel, oropel, oropel… y el dinero de plástico echando humo. Me lo hacía observar un amigo: «¿Te imaginas a la familia de Nazaret echando un vistazo a lo que hemos hecho con la conmemoración de aquel suceso definitivo?... ». Y me dolía el imaginármelo: un joven matrimonio que atufa a establo, un niño envuelto en pañales sucios de paja, dándose un garbeo por cualquier gran almacén, por cualquiera de nuestras calles de escaparates reventones, asomándose al mercado fagocitante de Amazon, en el que el ser humano se convierte en una máquina «suelta-perras» en servicio Premium.

Seguir leyendo en El Correo de Andalucía.


«Ponga un pobre en su mesa por Navidad», como hicieron tantos hogares de nuestra vieja España, que por una noche o por un día compartían la sopa de almendras, el capón con orejones, el vino dulce y los postres navideños con un indigente, un hombre, una mujer o una familia invisibles, «Pasa la bota, María, que me voy a emborrachar…».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed